Premio Aldo Rebouças

En 1962, un cuarto de siglo antes de que las Naciones Unidas publicaran el informe Bruntland, el primer documento que sugería la inclusión del tema de sostenibilidad en la agenda de desarrollo de los países, Aldo da Cunha Rebouças, un joven geólogo, ya estaba alertando a las agencias públicas al hecho de que la mala gestión y el uso inapropiado del agua comprometerían la calidad de la oferta del producto.

Durante más de 40 años de investigación, defendió obsesivamente la premisa de que «el concepto de agua abundante, inagotable y gratuita, un regalo de Dios o de cualquier otra figura cósmica, la Iglesia o los políticos, los coroneles o el hombre , de la naturaleza ”, era una ficción obsoleta.

Agitó esa advertencia frente a varios gobiernos. A fines de la década de 1960 y principios de la de 1970, fue director de la Cuenca de la Escuela de Hidrogeología de la Superintendencia de Desarrollo del Nordeste (Sudene). «Descubrí que el problema en el noreste no es la sequía, sino el problema», recuerda. La región tiene una importante fuente de recursos hídricos: aguas subterráneas. Gran parte de esta agua está protegida de la evaporación y podría abastecer el doble de la población del Polígono das Secas, que comprende nueve estados en el noreste y el norte de Minas Gerais. «El agua subterránea está presente en suelos sedimentarios y no necesita ningún tratamiento especial, excepto la cloración», explicó en una entrevista con Radiobras en 1999.

Hijo de un albañil, Aldo nació en Peixe Gordo, cerca de la costa de Ceará, en una familia de 16 hermanos. El padre, preocupado por la educación de sus hijos, estableció una escuela en casa. En 1962, se graduó en geología de la Universidad Federal de Pernambuco, en Recife. Después de dejar la universidad, se fue a trabajar a Sudene. La maestría (1964) y el doctorado (1973) estaban en Francia. El postdoctorado (1986) se completó en la Universidad de Stanford, en los Estados Unidos. En la década de 1970, después de ser invitado por la Universidad de São Paulo, Aldo comenzó a trabajar en la institución, donde creó un centro de investigación de aguas subterráneas, CEPAS | USP.

André, que fue alumno suyo, dice que su padre no se limitó a pasar el asunto, también desafió a los estudiantes. El hijo trabaja hoy con la recuperación del agua subterránea. La misión que Aldo da Cunha Rebouças, de Ceará, afirmó tener era «catequizar» a las personas sobre el tema del agua. El destino quería que el hombre de las aguas subterráneas nos dejara en 2011.

Para honrar a este brillante investigador, ABAS instituyó el Premio Aldo Rebouças, que se otorgará cada dos años y se entregará durante el Congreso Brasileño de Aguas Subterráneas. El premio está dirigido a investigadores que se han distinguido en el área de las aguas subterráneas.

Selección de ganadores de premios

El Premio Aldo Rebouças es una acción para reconocer y valorar a los investigadores y profesionales que han realizado estudios y trabajo significativo para la comprensión, gestión, protección o uso de las aguas subterráneas.

Se premiarán los trabajos elegidos entre los presentados al XXI Congreso Brasileño de Aguas Subterráneas, que se integrará al 47º Congreso IAH y al XV Congreso Latinoamericano de Hidrogeología. La selección será realizada por un Comité de evaluación de premios, compuesto por profesionales de diferentes instituciones brasileñas, elegidos por la Junta Directiva de ABAS.

Se seleccionarán dos resumenés de forma oral y dos en el póster entre los presentados al Congreso Integrado, en un total de cuatro contribuciones. Para cada trabajo oral y póster, el primer autor debe ser menor de 30 años (en la fecha del premio), reconociendo así la importancia de honrar a los jóvenes profesionales.

El premio se llevará a cabo durante el 47º Congreso IAH Brasil 2021.

El premio significa para los cuatro mejores ganadores:

  • Marca importante en su carrera profesional, con un certificado finalista del Premio Aldo Rebouças de la Asociación Brasileña de Aguas
  • Subterráneas;
  • Placa de honor;
  • Algunas copias de la Colección ABAS;
  • Anualidad 2022.

ABAS se abstiene de rechazar el premio para los finalistas que son miembros del Comité Científico, así como los miembros del Comité de Evaluación de Premios, o de la junta directiva de ABAS. Este criterio también se extiende a los estudiantes de pregrado y posgrado, si los asesores también forman parte de dichas comisiones o de la Junta.

Organización

Miembro patrocinador de ABAS

Apoyo

Apoyo institucional

Transporte aéreo oficial

Agencia oficial de viajes